Alicante homenajea a Juan Diego

Juan Diego recibirá el Premio «A toda una vida» del Festival de Cine de Alicante como homenaje a su carrera.


El actor Juan Diego, que cumple cerca de 50 años en el mundo de la interpretación, recibirá el Premio «A toda una vida» en la 11ª edición del Festival de Cine de Alicante. La organización del certamen ha querido reconocer la trayectoria profesional del actor sevillano que, con 72 años, lleva más de media vida delante de las cámaras y sobre el escenario. El director Carlos Saura, que dirigió al actor en su película El séptimo día, entregará el premio en la ceremonia de clausura del Festival, que tendrá lugar el día 31 de mayo en el Teatro Arniches.

En pasadas ediciones del Festival de Cine de Alicante han sido premiados con este distintivo otros actores representativos del panorama nacional como son José Sacristán, Concha Velasco, Antonio Ozores o Asunción Balaguer. Según el director del Festival, Vicente Seva, “es un premio merecidísimo, ya que en cada personaje Juan Diego demuestra su talento, profesionalidad y la experiencia que su dilatada carrera interpretativa le confiere”.

Breve biografía:

Juan Diego se dio a conocer en la gran pantalla gracias a su papel en una de las películas más representativas del cine español, Los santos inocentes (1984), de Mario Camus. El actor encarnaba magistralmente al señorito Iván, un despótico latifundista andaluz, que le proporcionó el reconocimiento de la crítica.

Sin embargo, ya antes, había dado su salto al cine, en 1966, con un papel secundario en El demonio de los celos. En 1986 participó en El viaje a ninguna parte, de Fernando Fernán Gómez  y Dragón Rapide, en la que Juan Diego encarnó a Francisco Franco. Por su interpretación en ésta última recibió la primera de sus nueve candidaturas a los Premios Goya, que después se llevó por su interpretación en El Rey Pasmado.

En 1999 rodó París Tombuctú, en la que dio vida a un anarquista que andaba desnudo por las calles del pueblo, y cuyo papel le ofreció su segundo Goya. En 2000 participó en You’re the one, de José Luis Garci, y ese mismo año participó con un pequeño papel en Fugitivas, de Miguel Hermoso. Torremolinos 73, de Pablo Berger, llegó en 2003, y el mismo año encarnó a uno de los responsables de la matanza de Puerto Hurraco, con el rodaje de El séptimo día.

En 2006, obtuvo su primer Goya como mejor actor principal, por su papel en Vete de mí, de Víctor García León. En el filme interpretaba a Santiago, un actor cincuentón venido a menos que se ve obligado a alojar en su casa a su hijo treintañero, al que interpreta Juan Diego Botto.

En 2008 protagonizó la película Casual Day, y en 2010 intervino en la comedia Que se mueran los feos (Nacho G. Velilla) o la película sobre la vida de Lope de Vega, Lope, de Andrucha Waddington. En 2011 su trabajo más destacado fue su interpretación del general Alfonso Armada en la película 23-F: la película, que le vale una nueva candidatura a los Goya. En 2012 estrena Todo es silencio, de José Luis Cuerda, y rueda  Anochece en la India, road movie dirigida por Chema Rodríguez.