DIARIO DE UN DIRECTOR. Día 3. El tiempo, la rutina y las fichas

Organízate primero. Luego, divide y vencerás.


Tengo un gran problema con el tiempo. Se me van acumulando las imágenes del guión en mi cabeza y no tengo apenas tiempo para plasmarlas en el papel. Todo lo estoy haciendo dentro de ella, de mi cabeza, digo. Hago, deshago, quito, pongo, invento…, y lo único que tengo son algunas escenas sueltas y la estructura principal de lo que quiero que pase.

 

reloj - diario de un director - infocortos

 

Me es sumamente complicado, debido a que trabajo por la mañana y por la tarde, voy a mis clases de realización audiovisual cuando salgo del trabajo, llego a mi casa y me espera mi familia y, cuando encuentro un ratito por la noche para escribir, en la mayoría de las ocasiones se me cierran los ojos, así que vuelvo a escribir mi guión, una vez más, en mi cabeza.

Lo hago tantas veces que cuando llego finalmente a escribir algo, es casi definitivo, pues le he dado tantas vueltas y he puesto y quitado mentalmente cualquier situación que lo que escribo prácticamente lo he reescrito. Pero se me olvidan cosas, me voy dejando atrás cosas y situaciones, por no poderlas anotar ni tratar en el momento en que se me ocurren. A veces reescribo secuencias con elementos que no tienen nada que ver absolutamente con aquel borrador del principio, con lo que me parece que estoy empezando de nuevo cada vez que reescribo. Estoy estresado. Muy estresado.

Me agobia esta situación porque no me hace avanzar al ritmo que quiero. Es más, no me hace avanzar. Necesito encontrar la rutina adecuada para poder hacerlo. Ni se me pasa por la cabeza buscar información en internet sobre consejos para desatascarme, porque me haría perder aún más tiempo.

 

redes sociales - diario de un director - infocortos

 

Un carajo. He tardado dos minutos en abrir el navegador… He encontrado un artículo sobre las maneras de perder el tiempo y cómo afrontarlas. Habla de tratar un guión en bloques, tratar las secuencias de manera independiente, así nos podemos plantear pequeñas metas. Luego podemos jugar a mezclar las secuencias. Pues muy bien. Para jugar estoy yo…, pero tengo pocas alternativas. Me establezco la rutina de escribir dos horas diarias. De ahí no me bajo.

Vencida la adicción a las redes sociales, aún tengo mis altibajos…, y organizándome para escribir un par de horas al día, de 23:00 a 01:00 ya que es cuando todo está en calma a mi alrededor, por fin he conseguido estructurar una serie de secuencias.

He escrito cada una de ellas en una ficha de cartulina. A la hora de profundizar en las escenas cojo una ficha determinada y escribo en una libreta qué es lo que quiero que pase en esa secuencia concreta como si fuese un todo, una unidad indivisible. Después escribo otra secuencia y trato de conectarla con la anterior y la siguiente de alguna manera.

 

fichas de cartulina - diario de un director - infocortos

 

La música me ayuda en la ambientación. Música más rítmica o cañera para las secuencias de acción y más suaves o melódicas para las otras. Así, llevo varios días. Y así voy escribiendo y dando forma a lo que debe ser el primer borrador de mi guión.

Me va bien dividiendo la historia. Cada día cojo una secuencia del corto y me dedico sólo y exclusivamente a ella, siguiendo el lema del “divide y vencerás”. Sé que es un corto, pero a veces es muy difícil condensar lo esencial en muy pocas palabras o acciones.

Releo al final de la noche y al levantarme por la mañana mientras desayuno. A veces lo que parece buenísimo al principio, por la mañana es una verdadera mierda. Si esto ocurre, vuelvo a modificar el guión la noche siguiente tras pensar todo el día en él. Si me parece lo suficientemente bueno, continúo avanzando.

Actualmente estoy satisfecho y tengo unas ganas terribles de empezar con el guión técnico.