Gines en Corto cierra el festival con buena nota.

Tras dos años de parón, el festival de cortometrajes Gines en Corto resurge con una tremenda frescura y con ganas de hacerse hueco entre los grandes.


Ayer domingo, 27 de abril,  se clausuró la gala de la IV edición del Festival Internacional de Cortometrajes Gines en Corto. El espacio fue conducido por el humorista, presentador, monologuista, speaker de la selección española de fútbol, y muchas cosas más, Javi Nemo, que hizo, con su magia y su humor, pasar una gran noche a los asistentes.

La gala prosiguió con la actuación de la Coral Polifónica de Gines y minutos después se dieron a conocer los premiados.

El jurado de Gines en Corto

El primer premio en entregarse fue para la Mejor Actriz, que recayó en Carmen Tamayo por su actuación en el cortometraje Espich, del director gaditano José Ponce de León. El público presente quizás esperaba un discurso parecido al que la actriz hace en el mismo corto pero, más real y más sobria, Carmen Tamayo daba las gracias al pueblo de Gines por una acogida entrañable y, comentaba, que, a pesar de la crisis, Gines se había volcado en la realización de un magnífico festival, quizás una de las pocas plataformas que tienen los actores y actrices para dar a conocer sus trabajos de una forma competitiva, en pantalla grande. La actriz Carmen Tamayo dio las gracias especialmente a esa gente que siempre la apoya de manera incondicional.

Carmen Tamayo, Espich

El galardón al Mejor Actor fue para Sergi Gibert, por su interpretación en el cortometraje El fin del mundo será en Brasil. El actor no pudo estar presente en la gala, al igual que le pasó a Pablo Rivero, conocido, entre otros muchos papeles, por su interpretación como Toni Alcántara, en la serie Cuéntame, actor invitado al festival, que dejó un mensaje grabado en un video que pudo emitirse para los asistentes y en el que mostró su agradecimiento a Gines en Corto por el apoyo a la cultura y por poder hacer que los trabajos de gran cantidad de gente se vean proyectados para que el público pueda disfrutar de ellos.

El siguiente premio en entregarse, mejor guión, fue para el cortometraje Pipas, de Manuela Moreno, directora y guionista de este cortometraje con el que también se había alzado con otros galardones, como el popular mejor guión y dirección en el Notodofilm del año pasado y nominado al Goya a mejor corto en la pasada edición, además de atesorar una gran cantidad de premios y selecciones a los más grandes y diversos festivales repartidos por la geografía española.

El premio del público al mejor cortometraje de la sección Jóvenes en Corto, fue otorgado a Fantoccio, una producción de La Barbería Films y cuyos votos se emitieron en la sesión celebrada el primer día de proyecciones del festival, siendo Leo el seleccionado con el mismo galardón en la sección oficial.

Paco Baños, Lourdes Palacios, Jesús Cruz

En la gala de clausura de Gines en Corto se hizo entrega de una placa conmemorativa a los miembros del jurado, Paco Baños, Lourdes Palacios y Jesús Cruz y se dio paso, con ellos sobre el escenario, a los premios de mejor dirección y primer, segundo y tercer mejor cortometraje. El galardón al mejor director fue para Dani de la Orden, por su trabajo en Nadador. Un gran cortometraje merecidamente premiado, por su belleza, sus planos, su plasticidad, su buen sonido y su buena fotografía, un serio candidato a mejor corto que finalmente no obtuvo. Pero no se fue con las manos vacías, la excelente realización del cineasta Dani de la Orden fue premiada como se merecía, con esa mención más que justa para uno de los realizadores que más ha gustado a Infocortos dentro del certamen de este año.

El tercer premio al mejor cortometraje fue para Incómodo, de Toni López Bautista. Sorpresa en cierto modo por ser un corto que no desplegaba gran cantidad de medios comparado con lo que se había visto, un corto humilde que nos da una verdadera lección de simplicidad y sencillez. Un plano – contraplano y un general es todo lo que nos muestra el encuadre, en una habitación cualquiera, sin más atrezzo que una lámpara y una mesa, con un buen guión, que sería menos de no ser por la gran interpretación de sus integrantes. Incómodo se presumía más inclinado hacia el premio al mejor actor pero, sorpresas de la vida (o no), se mete entre los tres mejores del festival.

El segundo mejor cortometraje fue para Celebraciones, de Paz Piñar. Un corto impactante, bien hecho, una historia de una familia “normal” que vive en un despotismo y un machismo escondido o disfrazado, tan claro que no se quiere ver, un símbolo inequívoco de pedantería y mala educación en una apariencia impecable. Bien merecido, en nuestra opinión, este segundo premio para un gran trabajo como el realizado en Celebraciones.

Paz Piñar - Celebraciones

Y por fin la guinda del pastel, lo mejor de lo mejor. El premio al mejor cortometraje recayó en La llorona y el secreto del indio, de Albert Martínez. Recuerda a aquellas historias de la pandilla, aquellas aventuras que vivíamos hace ya tanto tiempo, aquellos sábados por la mañana en La Bola de Cristal, pero llevado al terreno de lo épico con sabor de antaño. Un cuento genial, emocionante, fantástico y, puede que utópico, en el que un gesto, un sólo gesto, puede llegar a parar el mundo, por muy grande que sea éste y por muy pequeño que sea aquel. Un trabajazo en dirección de arte y fotografía. Un corto mudo, quitando la presentación del mismo a modo de intro y que forma, al fin y al cabo, parte de él. Sin diálogos a partir de aquel momento, dando más importancia a las expresiones y a las actitudes, más si cabe, sí, enarbolando la acción, haciéndola drama, comedia, sentimiento y sensación, donde se mezcla la lucha, la amistad y, de la forma más inesperada, el amor. La llorona y el secreto del indio son silencios, ruidos, capaces de callarlo todo y de atronarlo todo, capaces, y ahí va lo grande, de cambiarlo todo.

La llorona y el secreto del indio, con Javi Nemo

Cierra Gines en Corto, cierran cuatro días en los que muchas ilusiones han convivido y disfrutado con la magia del cine. Buen regreso.