Sonia Reoyo, persona impulsiva, resolutiva, continuamente creadora, aprendiz y maestra a la vez. Todo lo que le llega lo interioriza y lo suelta, lo absorve y lo despliega tras un proceso de transformación interior para dar lo mejor de sí misma. Hablar con ella es apreciar sus ganas de contar historias de todo tipo.

El canuto es un paso al frente en su carrera. Más que un cortometraje, El canuto supone coger un proyecto y enfrentarse a él, apostar por su historia y hacerlo lo mejor que sabe, poniendo toda la carne en el asador.

Tras el paso del tiempo, Sonia Reoyo ve el trabajo desde otra perspectiva, desde un punto de vista más frío y más objetivo, y es en este momento cuando nos concede una entrevista para hablarnos de su cortometraje, ansiosa eso sí, por embarcarse en nuevos proyectos, cosa que no nos sorprende.

 

Sonia Reoyo, actriz y directora de El canuto. Fotograma del cortometraje.

 

Infocortos: Cuando vi por primera vez «El canuto» me di cuenta de que se trataba de una de esas historias que llevan muy adentro y que se siente la necesidad de contar, ¿cómo surgió?

Sonia Reoyo: Surgió de una necesidad. Quería reflejar el cansancio de una enfermera y de los enfermos terminales que están hartos de todo. Estaba en un curso de interpretación ante la cámara y todos mis compis escribían cortos. Me dije voy a hacer algo que nos toque la fibra.

I: Muchos cortometrajistas noveles caemos en la tentación de hacer cortometrajes de gran minutaje, haciendo el guión ya sabías que iba a ser de este tipo.

S. R.: Mi primer guión de cine. Mi primer corto. Se rodó en tres noches en el servicio de urgencias. Siempre con un plan B porque urgencias es imprevisible. Pocos ensayos. Demasiadas secuencias. Sabía de antemano que iba a ser muy largo. Creo que deberían bajar el minutaje del concepto corto hasta 20 min.

 

Fotograma de El canuto, de Sonia Reoyo.

 

I: El canuto juega con esa dualidad en su significado, refiriéndose tanto al tubo pequeño de intercambio entre departamentos del hospital y el cigarrillo. Esa dualidad está presente a lo largo de todo el cortometraje, incluso en los comportamientos de los personajes.

S. R.: Tratado con toques de humor. Mi amigo Alberto dijo que quería ser el prota. Le dije que no era el perfil que buscaba. Le escribí su personaje de amigo que no entiende lo de los canutos. La escalera de caracol, los dos fumando… Investigue a los celadores, el sistema de canutos donde se pierden… Muchos trabajadores no saben de la existencia del lugar. Fue un bombazo. Creo que esta película se la intentaré vender a sanidad.

I: Es un cortometraje muy bien realizado, con una gran fotografía, sonido…, un verdadero trabajo de calidad. ¿Cómo se desarrolló el proyecto y el rodaje?

S. R.: Hice demasiadas cosas. Localizaciones. Vestuario. Guión. Dirección. Producción. Actriz. Catering, etc. Así no se puede. Demasiadas cosas. Siempre preocupada por todo el equipo. El prota cuando vio el resultado se quedó flipado pues no daba un duro. He aprendido la lección. Los dos días de rodaje en planta fueron mejor. Yo ya no salí a cámara y me concentre en la dirección.

I: El canuto ha sido proyectado en el Kurzsuechtig de Leipzig, Alemania, donde fue muy bien acogido. Destaco este festival, precisamente, porque te invitaron a asistir y a participar en una mesa redonda con otros cineastas.

S. R.: En Leipzig se pensaban que yo soy una gran productora. Me reía. Soy una aprendiz. Me volví loca buscando las músicas. Yo he sido bailarina y todo me nace de la música. En Leipzig dejaron el canuto  para el final. Me dijeron que era su favorito. La vida son momentos y me llevo su aplauso y abrazos de ese día. Un chico me dijo: haz más. Subidón.

 

Fotograma de El canuto, de Sonia Reoyo.

 

I: Háblanos de tus próximos proyectos.

S. R.: Me encanta escribir. lo aprendí en la escuela de teatro y he hecho un curso de producción. He creado otra criatura: DECIR NO. Es una crítica a la justicia en casos de agresión sexual. Porque decir no, no es suficiente. Pero hay un juego con el espectador. Hasta el final no sabe lo que va a pasar. Mucha investigación de sentencias y horas y horas. Lo financio yo, he pedido ayudas pero empiezo el rodaje a finales de Octubre. No espero más. Necesito crear y aprender. Doy curro a mucha gente y voy a ser legal. Estoy con los detalles. Trabajan dos actorazos, uno quería hacerlo gratis. Le he dicho que no, me decía que le invitará a comer y era suficiente. Y la casa de rodaje me la dejaban gratis. Hay gente generosa también en este mundillo. Soy más ambiciosa con este proyecto. Y por supuesto va ser más corto. 12 o13 minutos. No más. Ah y el siguiente será una comedia. Sobre la sexualidad femenina somos poco sinceras en la cama. Prefiero arrepentirme de hacer cosas que de no hacerlas. A ver cómo va. Todo es una aventura.

 

 

Puedes ver más info sobre El Canuto, de Sonia Reoyo, haciendo click aquí.

 

 

Entradas recientes

Escribe un comentario