El Festival Internacional de Cine Documental y Cortometraje de Bilbao – ZINEBI, organizado por el Ayuntamiento de Bilbao, hará entrega del segundo Mikeldi de Honor de su 60ª edición al cineasta tailandés Apichatpong Weerasethakul, en reconocimiento a una obra audiovisual rigurosa, coherente y de una gran hondura poética, en la que conjugan con naturalidad la realidad y la fantasía.

Apichatpong Weerasethakul ha comparecido esta mañana ante los medios en Bilbao, acompañado por la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Bilbao, Nekane Alonso, y la directora de ZINEBI, Vanesa Fernández Guerra.

El realizador recibirá el homenaje del festival en la gala de clausura de ZINEBI 60, este viernes, a partir de las 20:00 horas, en el Teatro Arriaga. El acto incluirá la première estatal de su último cortometraje, Blue, que acaba de estrenar en el Festival de Toronto, y la proyección de la película colectiva 10 Years Thailand, codirigida por Apichatpong y algunos de los nombres más reconocidos de la cinematografía tailandesa (Aditya Assarat, Chulayarnnon Siriphol y Wisit Sasanatieng).

ZINEBI se convirtió en 2004 en el primer festival del Estado que programó una muestra de la sorprendente filmografía de Apichatpong Weerasethakul, compuesta por sus dos primeros largometrajes y seis cortometrajes. En esta ocasión, el cineasta y artista plástico multidisciplinar tailandés visitará Bilbao para recoger el máximo galardón del festival, que además exhibirá una retrospectiva de su obra– esta tarde y mañana en el Museo Guggenheim–, que incluye 22 títulos, entre cortos y mediometrajes, algunos nunca vistos en el Estado. El ganador de la Palma de Oro de Cannes 2010 ofrecerá además una masterclass sobre las fuentes culturales y las referencias artísticas que inspiran sus películas, los procedimientos de su puesta en escena y su trabajo con los actores. Este acto tendrá lugar mañana, a las 20:00 horas, en el auditorio del Museo Guggenheim.

Apichatpong Weerasethakul (Bangkok, 1970) ocupa un lugar de privilegio en ese reducido grupo de cineastas mundiales que poseen una mirada absolutamente propia y originalísima. En su obra cinematográfica –que desarrolla en paralelo a su trabajo como artista plástico y visual– la realidad, la fantasía, los sueños, las pesadillas y los fantasmas conviven en un mismo lugar, que opera según sus propias reglas. El suyo es un cine exigente y poético que, al mismo tiempo, apela a las emociones más primarias.

Criado en el noreste de Tailandia, estudió arquitectura en la Universidad de Khon Kaen– cuya provincia es escenario de la mayoría de sus obras– y posteriormente en la School of the Art Institute de Chicago. Mysterious object at noon (Dokfa nai meuman, 2000) fue su primer largometraje, una heterodoxa irrupción en el cine internacional que catapultó su carrera desde su estreno en el Festival Internacional de Cine de Rotterdam. Ganó el premio de la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes con su Blissfully yours (Sud sanaeha, 2002) y dos años después se alzó con el Premio del Jurado de ese mismo festival con Tropical Malady (Sud pralad, 2004). Por su parte, Syndromes and a Century (Sang sattawat, 2006) fue la primera película tailandesa que compitió por hacerse con el León de Oro de la Mostra de Venecia. En 2010, de regreso en Cannes, logró la Palma de Oro con Tío Boonmee recuerda sus vidas pasadas (Lung Boonme raluek chat, 2010). En 2016 su obra cinematográfica fue revisada íntegramente en la prestigiosa Tate Britain de Londres.

En la última década Apichatpong Weerasethakul ha multiplicado sus creaciónes de video-instalaciones, exposiciones y proyectos destinados a salas de arte y museos. En 2001 produjo para la Bienal de Estambul Haunted Houses Project: Thailand; en 2006 realizó Faith para la Bienal de Liverpool y en 2012 fue invitado a participar en la Documenta de Kassel, para la que produjo la instalación The Importance of Telepathy. También ha creado obras para el Walker Art Center de Minneapolis (Cactus River, 2012), la Trienal de Saitama (Invisibility, 2016), la National Gallery de Singapur (Ablaze, 2016), el Museo Mori Art de Tokyo (Synchronicity, en colaboración con Hisakado Tsuyoshi, 2018) o la Galería Elba Benítez de Madrid (Fiction, 2018), entre otros museos e instituciones internacionales.

Los reconocimientos honoríficos de los que se ha hecho acreedor en los últimos años incluyen el Premio Fukuoka en Japón (2013), el Premio Bienal Sharjah en los Emiratos Árabes Unidos (2013), el premio Yanghyun en Corea del Sur (2014) y el Premio Príncipe Claus de Cultura y Desarrollo en los Países Bajos (2016), entre otros. En 2008 el Ministerio de Cultura francés le concedió la Medalla de Caballero de las Artes y de las Letras. La distinción honorífica francesa se elevó a la Medalla de Comendador en 2017.

Entradas recientes

Escribe un comentario